Todas las entradas>PREPARADOS, LISTOS… ¡YA!

PREPARADOS, LISTOS… ¡YA!

PREPARADOS, LISTOS… ¡YA!

Esta semana os traemos nuestro particular “calendario de adviento de los atracones”. En tan solo unos días comenzaremos las fiestas más predispuestas a los atiborramientos del año: cena de amigos, cena de Nochebuena, comida de Navidad, cena de Fin de Año, comida de Año Nuevo, Día de Reyes y su roscón, entremedias cañitas durante el día, durante la noche, dulces muy ricos e imposibles de decir que no… Con este ritmo, todo lo avanzado este tiempo atrás no va a servir para nada… ¿O quizás sí?

Si sigues los siguientes truquitos, en vez de unos kilos de más, quizás solo ganes algún kilito de más. Lo importante es que durante la pre-Navidad, es decir, desde ahora en adelante, controles un poco la dieta. De esta manera, cuando lleguen los momentos duros (el asado de cordero, el turrón de chocolate con almendras tan rico, ese vinito blanco tan dulcecito, ese jamón de bellota, etc), puedas comer y beber de todo un poco sin preocuparte.

Como decíamos, de aquí y hasta Navidad, sigue una dieta depurativa, que te limpie por dentro, elimines toxinas y, ¿por qué no?, rebajes algún kilito acumulado.

Lo principal es beber mucha agua (al menos 8 vasos al día) y tomar líquidos para que los riñones hagan bien su trabajo depurador y no retenga líquidos. Esencial es comer muchas frutas y verduras, son ricas en agua, fibra, potasio y tienen poco sodio por lo que son diuréticas y estimulan el tránsito intestinal. Restringir las grasas saturadas y las trans., así como los productos procesados. También es importante que elijas proteínas ligeras y digestivas (carnes blancas) y que comas mucha fibra (el estreñimiento impide que te depures bien). Además, es aconsejable eliminar el azúcar de tu dieta. Esta misma dieta es la que tienes que seguir, también, después de un día de excesos, con calditos de verduras, zumos, frutas…

Y, por supuesto, todo ello acompañado de un poco de ejercicio.

En plena Navidad, lo único que podemos aconsejar es comenzar las comidas con caldos saciantes, intentar incluir postres tipo sorbete o macedonias o masticar bien los alimentos.

Tradicionalmente, todas las fiestas y celebraciones de todas las sociedades se han acompañado de grandes manjares, banquetes, bebidas… No queremos que dejes de hacerlo, queremos que disfrutes de estos días festivos, de tus amigos, de tus familiares y, sobre todo, de los alimentos que normalmente solo se comen en esta época del año. Si sigues estos consejos, los empachos no lo serán tanto y los kilitos tampoco. Además, siempre seguirá estando enero para comenzar los grandes planes de nuestras vidas.

¡SUERTE!