Todas las entradas>EL SÍNDROME DE LA NEVERA VACÍA

EL SÍNDROME DE LA NEVERA VACÍA

EL SÍNDROME DE LA NEVERA VACÍA

Como si de los hijos se tratara (síndrome del nido vacío), ver nuestra nevera con tan solo un diente de ajo nos produce una sensación difícil de explicar, una sensación de tristeza absoluta, tal vez la misma que se siente cuando alguien te traiciona; o cuando vas al cine a ver el peliculón del año y te dice el chico de la taquilla con una mueca en la boca “no hay entradas”; o cuando te abandona tu pareja el día de vuestro aniversario… Una sensación que se materializa en un fuego interior que te nace en el estómago, asciende por el esófago para terminar en el cerebro.

Porque no hay nada peor que llegar de trabajar o de clase a las cuatro de la tarde, por supuesto con mucha hambre, abrir la nevera y ver “la Nada”. En el post de hoy te damos las claves más sencillas para solucionar este “pequeño problemilla”.

-        En primer lugar debemos tomar este síndrome con naturalidad y no como algo traumático. Contar hasta 3 antes de poner el grito en el cielo suele ayudar a calmarnos. 

-        Siempre puedes bajar al bar de la esquina y pedirte un bocadillo. Parece fácil, pero todos sabemos lo que implica cuando estás cansada y lo único que quieres es sentarte – o tumbarte - en el sofá. 

-        Pedir algo a domicilio. Puede ser una buena solución si no te apetece cenar en el bar de abajo, pero sabemos que el tiempo de espera suele oscilar entre 30 a 40 minutos, demasiado tiempo cuando tenemos hambre. 

-        Procurar tener siempre alimentos frescos básicos con los que preparar algo rápido: media docena de huevos es fundamental, también lechuga, tomates, pepino y otras hortalizas con las que puedas hacer una buena ensalada en pocos minutos. Si no dispones de tiempo para ir a comprarlos periódicamente, siempre puedes optar por el servicio de reparto a domicilio que tienen todos los supermercados e incluso muchas tiendas de barrio. 

-        Tener siempre a mano alguna receta sencilla a la que acudir en caso de necesidad. Nosotros os traemos una riquísima y rápida de hacer: CAZUELA DE VERDURAS CON HUEVO AL HORNO. 

Corta las verduras (que quieras o tengas) en rodajitas y rehógalas un poco en una sartén con una cucharada de aceite y salpiméntalas. Móntalas en una cazuelita, echa un huevo en el centro y hornéalo a 200 grados durante 10 minutos. Más fácil, imposible… 

-        Pero si lo quieres es comer bien, sano, comida fresca y casera, que ya esté preparada, en MEALSOLUTIONS.COM en tan solo 3 clics puedes llenar tu nevera de tuppers ya preparados: alubias con chorizo, pollo teriyaki, lentejas tradicionales, paella mixta, crema de calabaza a la limaespaguetis a la boloñesa y un sinfín de platos preparados frescos. ¡Y te lo llevamos dónde y cuándo quieras! 

No hay una solución definitiva al Síndrome de la Nevera Vacía. La principal es poner más interés en ir comprar nuestros alimentos y en pensar más en nuestra alimentación para comer de una manera sana y variada.